Efecto de letrero de neón en GIMP

Antes de empezar, una aclaración que hago siempre, no soy diseñador gráfico, soy programador web, por lo tanto a veces carezco de la creatividad que, en mi fuero interno, envidio de éstos. No obstante, algunos trucos conozco, y pretendo transmitirlos, en mi afán de continuar con esta misión de animar al mencionado gremio a unirse a la fiesta de GNU/Linux y el software libre, teniendo la seguridad de que no va a faltar ningún placer. Sé que, diseminados por la galaxia, hay muchos a quienes les debe estar picando el bicho salir definitivamente del lado oscuro, pero, por no saber usar tal o cual herramienta, o por comportarse ésta de manera diferente que en el programa que están acostumbrados a utilizar, abandonan rápidamente, y ahí es cuando afloran los fantasmas de los prejuicios que han sembrado quienes tienen intereses contrarios a nuestra filosofía. Hasta he llegado a escuchar ridiculeces como que GIMP o Inkscape son “menos profesionales”. ¡El profesional no es el programa, si no el usuario!. Ahora bien, si nos ceñimos estrictamente a disponibilidad de herramientas, opciones y su efectividad, ambos lo son.

Pero no quiero convertir esto en una perorata, así que comencemos con el tema que nos compete hoy, sin dejar de mencionar primero que me gustaría que, quienes los deseen, me enviasen sus resultados logrados con este tutorial a @fenavente tanto en Telegram como Twitter.

Hoy les quiero mostrar cómo realizar muy fácilmente cualquier dibujo con efecto de letrero de neón en GIMP. Para ello, usaré como ejemplo el que he realizado yo, a modo de tributo al software en el cual la mascota de Linux (Tux) nació. Sí, por sin no lo sabían, Tux fue creado en la primera versión de GIMP por Larry Ewing. Hoy, 21 años después, le damos un enfoque nuevo a nuestro querido pingüino usando el mismo programa.

Es imprescindible para este trabajo que sepan utilizar la herramienta de “rutas” también conocida como “trazo” o “curvas de bézier”. Quienes ya estén habituados, sabrán que su comportamiento es muy similar en todos los programas que la incluyen, y GIMP no es la excepción, por lo que no les supondrá mayores problemas. Lo único importante de saber, antes de empezar, son sus atajos de teclado, que son los siguientes:

  • Mayús + Clic izq. sobre un nodo para seleccionar / des-seleccionarlo
  • Ctrl + Clic izq. + arrastrar sobre un nodo oblicuo para hacer aparecer sus tiradores
  • Mayús + Clic izq. sobre los tiradores para moverlos simétricamente
  • Ctrl + Clic izq. sobre un segmento para añadir un nodo
  • Ctrl + Mayús + Clic izq. sobre un nodo para eliminarlo
  • Ctrl + Mayús + Clic izq. sobre un segmento para eliminarlo
  • Ctrl + Clic izq. sobre el nodo inicial para cerrar el trazo

A ensuciarnos las manos…

En mi caso yo he elegido la imagen y tipografía que ven arriba las cuales dejaré en la sección “Materiales”, pero ustedes pueden usar los recursos que les apetezcan. Recomiendo, al igual que para el artículo anterior, Líneas con efecto de presión en Inkscape, utilizar imagenes lo más concretas y minimalistas posibles, ya que los letreros de neón suelen serlo.

Una vez tengamos la imágen y/o texto en nuestro canvas, procedemos a trazar con la herramienta “Ruta” (atajo tecla ‘B’) todo su contorno tanto externo como de los detalles internos que queramos incluir. La manera que yo encuentro más práctica de hacerlo es comenzar trazando puras rectas y luego, una vez finalizado, comenzar a convertir los nodos a curvas, pero hay quienes prefieren hacerlo sobre la marcha, eso ya queda a criterio individual.

Consejo: si necesitan dejar un trazo sin cerrar, y comenzar uno nuevo pueden o bien cambiar de herramienta y luego volver a “Rutas”, o hacer clic manteniendo Mayús presionado sobre el último nodo que hemos generado para así des-seleccionarlo. Luego ya podemos comenzar a dibujar una nueva ruta.

Cuando hayamos trazado todo nuestro dibujo, en la parte inferior del diálogo de “Capas” o desde el menú “Capa” vamos a “Crear capa”, en donde dice “Rellenar con”, seleccionamos “Transparencia”, y le damos a “Aceptar”. Importante tener en cuenta que, en GIMP, toda capa que no sea transparente, por defecto no tendrá canal alfa, si fuera necesario tendríamos que activarlo dando clic derecho sobre la misma, y seleccionando “Añadir canal alfa”.

Sin movernos de la capa que hemos creado, tomamos la herramienta de selección elíptica (atajo tecla ‘E’), y realizamos un círculo manteniendo la tecla Mayús presionada para no perder las proporciones. Recomiendo que éste no sea demasiado grande, ya que tan solo lo usaremos de molde para nuestro pincel.

Debajo de la caja de herramientas, damos clic sobre el color de frente y seleccionamos el valor ff007c, lo mismo hacemos con el color de fondo y copiamos y pegamos el valor fda6f0. Luego, vamos a la herramienta de degradados (atajo tecla ‘L’) y nos cercioramos de configurar todo como se muestra a continuación:

Y realizamos una línea de gradiente de abajo hacia arriba atravesando todo el círculo…

Sin olvidarnos de presionar primero Enter para que se aplique el degradado, damos clic derecho sobre la capa actual en el diálogo de capas y seleccionamos “Alfa a selección”, lo cuál dejará encerrado nuestro círculo de gradiente en una selección (es necesario para prevenir el aliasing); esto también se puede hacer presionando Alt y dando clic sobre la miniatura de la capa. Entonces presionamos Ctrl + C para copiar y nos dirigimos a la herramienta “Pincel” (atajo P). Deberíamos, en la miniatura del pincel, ver lo siguiente (imagen derecha), de lo contrario, damos clic allí y seleccionamos “Clipboard image”.

Nos aseguramos de setear los valores como se muestra a continuación. Es importante que en dinámica esté seleccionado “Dynamics off”.

Ahora creamos una nueva capa, también con “Transparencia” como relleno, y nos ubicamos sobre el dálogo de rutas, que por defecto siempre es la pestaña que está a la derecha de la de “Capas” (si no lo encontrásemos deberíamos ir a Ventanas > Diálogos empotrables > Rutas), y veremos allí todos los trazos que hemos creado. Damos clic en uno de ellos y en la parte inferior seleccionamos “Pintar a lo largo de la ruta”.

Se nos abrirá este diálogo, donde debemos seleccionar “Trazar con una herramienta de pintura”, y seleccionar “Pincel”. Veremos que se dibujará con el pincel que hemos creado la ruta que elegimos. Repetimos el procedimiento con cada una de las rutas existentes hasta completar todo nuestro dibujo.

Con el texto haremos exactamente lo mismo. Trazamos, creamos capa nueva, y luego “Pintar a lo largo de la ruta” con cada ruta…

Ya casi terminamos. Vamos a ocultar las capas que contienen la imagen y el texto originales, dando clic sobre el icono del ojo, y hacemos lo propio en el diálogo de “Rutas”, por si hubieran rutas visibles, para despejar el canvas de elementos innecesarios. Finalmente daremos el toque de cartel luminoso, para ello nos posamos sobre la capa que contiene a Tux, y vamos a Filtros > Luz y sombra > Sombra arrojada, donde seleccionaremos los valores que se muestran a continuación (importante no olvidarse del color).

Aquí, como detalle, por ejemplo, le dí una inclinación al texto, mediante la herramienta de rotación (atajo Mayús + R). El resultado debería ser algo similar a esto. Desde ya que no hay una regla exacta, podríamos incluso, al momento de crear la sombra, jugar con los valores del radio de desenfoque. Tener en cuenta que la sombra se genera en una capa subyacente por lo cual si queremos mover dibujo y sombra juntos debemos seleccionar en ambos el icono de la cadena que vendría a “enlazar las capas”.

Y bueno, no mucho más para decir, este ha sido mi resultado final. Espero que puedan añadir este recurso a su arsenal y sepan que estoy para responder cualquier duda en la caja de comentarios debajo de este artículo.

Que lo disfruten.

Leave a Reply